Adultos mayores vacunados pueden regresar a trabajar como empacadores; ve recomendaciones

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) consideró que las personas adultas mayores que laboran como empacadores en tiendas de autoservicio que ya recibieron la dosis completa de la vacuna contra la covid-19 pueden retornar a dichas labores. Para ello, enlistó una serie de recomendaciones.

Debido a que este trabajo es considerado voluntario, pues carece de un contrato, salario, prestaciones o seguridad social, se desconoce el número de personas de la tercera edad que laboran en esta actividad. Tan sólo en las sucursales de Walmart México había más de 23,000 empacadoras y empacadores antes de la pandemia.

De las más de 9.1 millones de personas de más de 65 años en el país, el 41.1% vivía en condiciones de pobreza multidimensional antes de esta crisis, según el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Su vulnerabilidad por ingresos es mayor al del resto de la población, señala el organismo.

En 2018, el 70% de esta población recibía una pensión por jubilación o por programas sociales. “Sin embargo, no fue suficiente” para erradicar la pobreza que padecen, apunta el Coneval. Por ello, millones de personas continúan trabajando. Y una buena parte, como empacadores y empacadoras.

Recomendaciones para el retorno

El Inapam “no encuentra objeción al retorno de las actividades referidas”, apuntó en un comunicado. “Siempre y cuando sea de manera gradual y ordenada” y de acuerdo con el color del semáforo de riesgo epidemiológico en el que se encuentre cada entidad.

Sólo podrán volver quienes:

  • Hayan completado el cuadro de vacunación contra la covid-19.
  • Que no hayan presentado alguna enfermedad respiratoria en el último mes.

A las personas de la tercera edad les recomienda:

  • Uso obligatorio de cubrebocas desde la salida de su domicilio, durante el tiempo que permanezcan en la tienda y de regreso a casa.

Las medidas de seguridad que deben tomar las empresas son:

  • Brindarles capacitación sobre las medidas preventivas implementadas en cada establecimiento.
  • Indicarles que esas medidas se realizan en la tienda y al llegar a casa, como higiene de manos, estornudo de etiqueta y sana distancia.
  • Establecer un filtro sanitario al ingresar a la tienda como se hace con el resto de personal: medir su temperatura, limpieza de calzado en tapete sanitizante y aplicar alcohol gel en las manos.
  • Proporcionar espacios y materiales requeridos para la continua higiene de manos, cubreboca, guantes desechables, caretas o los establecidos por el corporativo.
  • Llevar a cabo protocolos frecuentes de limpieza, desinfección y sana distancia en los espacios de la línea de cajas y lugares de descanso de las y los empacadores.
  • Evitar aglomeraciones en horarios de espera de cajas, manteniendo la permanencia de una sola persona para el servicio y privilegiando la sana distancia.
  • Flexibilidad para permisos de ausencia por enfermedad, alentando a quedarse en casa a quienes muestren síntomas relacionados con enfermedades respiratorias.
  • Reducir al mínimo las situaciones en las que se concentren grupos de personas mayores.

El Inapam también le “sugiere” a las empresas proporcionar las facilidades a quienes prefieran esperar para reincorporarse “en el momento que lo decidan o cuando la tienda opere al cien por ciento”. Que no despida a quienes no tiene contratadas.